Gastos de envío Península 3,99€ | GRATIS a partir de 38€
0

Gastos de envío Península 3,99€
GRATIS a partir de 38€

¿Qué es la niebla mental? La solución podría estar en tu intestino

Sentirse desmotivado, extremadamente cansado o con ciertas lagunas en la memoria, pueden ser algunos de los síntomas que presenta la niebla mental. La primera definición que nos viene a la mente, y sin entrar en tratados médicos, ni valoraciones científicas, es como si una espesa nebulosa apareciera en nuestro cerebro impidiéndonos realizar ciertas acciones, incluso las más nimias. 

La niebla mental ha sido objeto de arduas investigaciones en los últimos tiempos. Sin embargo, lejos de lo que pudiera parecer, es posible que este trastorno no se produzca en la zona cerebral. Todo un misterio que puede tener su justa explicación.

¿Qué es la niebla mental?

¿Qué es la niebla mental?

Cada día, en el mundo de la ciencia y la medicina, aparecen nuevos términos que ponen nombre a aquellas dolencias y malestares que van surgiendo con el paso del tiempo. Este es el caso de la niebla mental, una enfermedad no definida que aglutina una serie de síntomas y problemas cognitivos y que podemos detectar ante ciertas reflexiones como: «no puedo concentrarme», «me cuesta recordar el nombre de algunas personas» o «de repente, la mente se me ha quedado en blanco».

Síntomas de la niebla mental

Aunque cada persona es un mundo y sufre unos síntomas distintos, es cierto que la mayoría de las personas que padecen niebla mental presentan unos síntomas muy parecidos. A grandes rasgos pueden ser:

¿Qué causas probables existen?

¿Qué causas probables existen?

Los problemas cognitivos que produce la niebla mental pueden ser extremadamente variados y muy distintos en cada persona. Sin embargo, algunas de las causas que desembocan en este problema son:

Estrés crónico

Vivir en una continua preocupación origina un estrés que puede tener consecuencias graves en nuestro desarrollo cognitivo. Preocupaciones continuadas por la familia, la economía o el trabajo, hacen que nuestra vida se convierta en un auténtico drama, jalonado de pozos oscuros de los que nos es imposible salir. Recomendamos disminuir el estrés para evitar problemas complejos en nuestra salud. 

Alteraciones hormonales

Es otra de las posibles causas que pueden provocar la niebla mental, especialmente en las mujeres. Durante los embarazos y la menopausia, el cuerpo femenino sufre importantes alteraciones hormonales que pueden afectar a distintas actividades orgánicas, una de ellas es la posible aparición de la niebla del cerebro.

Medicación

Algunas sustancias farmacológicas, sobre todo cuando son tratamientos continuados en el tiempo para pacientes con patologías crónicas, pueden causar cierta confusión y pérdida de actitudes cognitivas. Son los llamados efectos secundarios. También existen otros tipos de tratamientos médicos, como la quimioterapia, que llevan añadidos algunos riesgos como la aparición de la niebla mental.

No dormir suficiente

La falta de sueño es uno de los temas que más controversias produce. Es cierto que cada persona tiene su propio ritmo de acción y de descanso, y que no siempre le permite adaptarse a los ritmos circadianos, sin embargo, es necesario disfrutar de un tiempo de descanso intenso, plácido y reparador. Dormir poco y mal, nos aboca a sufrir un cansancio innecesario en el que van a aflorar problemas de agotamiento mental, incapacidad para atender o falta de memoria.

Mala alimentación

La falta de ciertos nutrientes en nuestro organismo, deriva siempre en problemas que se manifiestan a través de la salud, ya sea física como mental. En este caso, la mayor responsable podría ser la vitamina B12. Los niveles bajos de este nutriente provoca cansancio extremo, apatía y desgana ante cualquier actividad. En los alimentos donde mayor cantidad de B12 encontramos es en los pescados, mariscos y carnes, por lo tanto es fundamental llevarla controlada en las dietas veganas.

La cafeína

Es cierto que la cafeína es un estimulante natural que nos hace sentirnos más atentos, despiertos y activos. Una dosis al levantarnos, nos ayuda a afrontar el día con otra energía y ánimo. Sin embargo, a partir de cantidades elevadas empieza a hacer el efecto contrario. No solo no aumenta ni mantiene la atención, sino que la disminuye además de crear confusión.

La relación entre las bacterias y la niebla mental

Conocemos como microbiota ese conjunto de bacterias, virus y microorganismos que habitan en nuestro intestino. Aunque no siempre le prestemos la importancia que merece, las actividades que se producen en el intestino son vitales para nuestra salud, y no solo física, también mental.

Aunque pudiera parecer más propio de un relato de ciencia-ficción, la comunicación entre nuestro intestino y nuestro cerebro es exacta y fluida. Por eso, lo que ocurre en una de las áreas, afecta a la otra de manera inmediata. De ahí la importancia de llevar una dieta equilibrada y adecuada a nuestras necesidades.

Si nos ajustamos a las palabras de Hipócrates, el padre de la medicina, que hace más de 2 mil años concluyó que: «todas las enfermedades comienzan en el intestino», entonces tendremos la primera puerta abierta para adentrarnos en lo que, la mayoría de expertos conocen como el «segundo cerebro», que es el intestino.

Tratamiento para la niebla cerebral. Cómo puedes mejorar tu estado y librarte de la niebla mental

Tratamiento para la niebla cerebral. Cómo puedes mejorar tu estado y librarte de la niebla mental

El mejor método para tratar de despejar esa niebla cerebral que nos invade, es hacerlo a través de nuevas rutinas y gestos cotidianos. Pequeños pasos, que se convierten en importantes a lo largo del tiempo.

Mantener la calma

Los nervios nunca son buenos compañeros, y mucho más si estamos en un estado delicado. Lo mejor es intentar mantener la calma. Procura no cargarte de actividades en exceso, cancela tareas que te resten energía y no aportan el beneficio que esperas, y haz una lista de prioridades. Hay miles de cosas que nos quitan tiempo de descanso para ofrecernos solo preocupaciones y agobios. Quizás sea el momento de descartarlas.

Ejercicio físico y mental

No es necesario que te conviertas en un deportista de élite, ni te propongas conseguir inusitados records, bastará con algunos paseos, un poco de baile o pequeñas rutinas de ejercicio, sencillas y desestresantes. Mantener el cuerpo activo, también hace que la mente se revitalice. 

Muy recomendables son las prácticas en las que conjugamos ambos aspectos; el yoga, thai-chi o mindfulness.

No estaría mal, tampoco, tomarse algún rato para hacer ejercicios cerebrales, como los clásicos pasatiempos. 

Seguir una dieta sana y equilibrada

Una buena alimentación es la llave perfecta para disfrutar de una salud sólida. Disfrutar de una dieta variada, en la que no falte ningún nutriente es uno de los pilares fundamentales donde descansa nuestra salud, no solo física, sino también mental. 

Descansar suficiente, y bien

Mientras dormimos, nuestro cuerpo se va recargando de energía con el fin de enfrentarse a las actividades de un nuevo día. De ahí la gran importancia de disfrutar de un sueño reparador. Intenta planificar una rutina de descanso, busca el lugar más adecuado y el momento más propicio. Y déjate llevar en alas del sueño, porque él también es productivo.

En resumen

Ya hemos visto como la niebla cerebral es una realidad dentro de los trastornos neurológicos que podemos sufrir los seres humanos. Aunque queda mucho camino por recorrer dentro de la investigación médica y científica, sí podemos dar pequeños pasos cotidianos que nos pueden ayudar para mejorar nuestro día a día.

Hacer ejercicio físico y mental, controlar el estrés y mejorar la alimentación, pueden ser elementos clave para hacer que esa niebla sea menos persistente y puedas alejarla de tu mente. ¡Tu salud mental te lo agradecerá!

Mente sana


¿Te ha gustado el artículo? Únete a la tribu y estarás al día de nuestras publicaciones y descuentos especiales. ¡Ya somos más de 85.000!


¡Comparte este artículo, gracias!


Publicación más antigua Publicación más reciente