Gastos de envío Península 3,99€ | GRATIS a partir de 38€
0

Gastos de envío Península 3,99€
GRATIS a partir de 38€

El camino para aumentar tu bienestar, gobernar tu vida y multiplicar tus finanzas

Este es un post invitado de nuestro amigo Antonio Herrero, autor del blog ricosylibres.com. Para los que no lo conozcáis, a Antonio le gusta presentarse con las siguientes palabras:

«Un día descubrí que existe un camino para crecer y transformarte, tanto material como espiritualmente. Empecé a caminarlo y aquí sigo, descubriendo cosas acojonantes, cosas que te dejarían perplejo, pensativo, entusiasmado. Ese camino, créeme o mucho mejor, no me creas, es lo máximo a lo que puede aspirar un ser humano. Me llamo Antonio Herrero Estévez, y si quieres saber de qué va esta historia que suena a estafa piramidal de gurús del todo a cien pero no lo es, sigue leyendo».

¡Os dejamos con Antonio!

Hoy vamos a hablar de unos conceptos muy sencillos para crecer como seres humanos hasta límites que antes creíamos imposibles y, aunque esto puede sonar a vendehúmos nivel Dios, has de saber que no tengo ningún interés en que creas alguna de mis palabras.

Sí quiero, en cambio, que practiques aquello que te voy a decir.

Pero te aviso, no esperes leer aquí nada nuevo pues todo de lo que hablaré son principios antiguos. Estos principios, olvidados para la mayoría, he tardado en recopilarlos muchos años. 

Este es el fruto de toda una vida de búsqueda; espero que te aporte algo.

CÓMO AUMENTAR TU BIENESTAR

Parte 1. Conexión.

Cuando escuches a alguien, a la última revista de salud, a la ciencia o a algún médico decir que la felicidad o el bienestar es un estado puntual del ser humano, no le creas.

Tampoco me creas a mí al dudar de ellos.

El bienestar y la felicidad es un estado de la consciencia. Cuanta mayor consciencia, cuanta mayor conexión con la Fuente, con lo que somos a un nivel superior, mayor será nuestra sensación de plenitud y bienestar.

Sé que esto de la Fuente o de la consciencia puede sonarte muy abstracto y poco científico.

Espera, mira, lee esto que dijo Max Planck, el padre de la física cuántica, cuando recibió su premio nobel allá por 1944:

«Como alguien que ha dedicado su vida entera a la ciencia más bien fundamentada, al estudio de la materia, puedo decir esto como resultado de mis investigaciones sobre los átomos: la materia no existe como tal. Toda la materia se origina y existe sólo debido a una fuerza que hace vibrar la partícula de un átomo y que da cohesión a este sistema solar tan diminuto. Tenemos que suponer que detrás de esta fuerza, hay la existencia de una mente consciente e inteligente. Esa mente es la matriz de toda la materia»

Bien, sigamos.

Como decía, a mayor conexión con la Fuente, con la matriz de la que hablaba Planck, mayor será nuestro grado de bienestar interno.

Del mismo modo, a mayor desconexión con la Fuente peor nos sentiremos.

¿Y cómo conectar con ella? ¿Cómo acercarnos?

Gradualmente y mediante prácticas llamadas espirituales, como por ejemplo la meditación.

No soy un experto ni mucho menos, pero déjame compartir contigo lo que he aprendido sobre cómo meditar.

  1. Establece un tiempo en tu cronómetro, a ser posible no en el móvil. 5-10 minutos estarán bien para comenzar.
  2. Siéntate en posición cómoda con la espalda recta pero sin forzar.
  3. Cierra los ojos.
  4. Trata de sentir de la manera más cercana posible cómo entra el aire por tu nariz y cómo sale. Trata de prestar verdadera atención al contacto del aire con las paredes de tus fosas nasales.
  5. Lleva tu atención a tu entrecejo y relájalo. Lleva tu atención a tus pómulos y relájalos. Nariz. Labio superior. Inferior. Cuello. Hombros. Pecho. Vientre. Brazos. Manos. Piernas. Pies. Relaja todas las partes de tu cuerpo, parte por parte. Aunque no seas capaz de sentir ciertas partes de tu cuerpo, imagínate que llevas tu atención a ellas y que las relajas. Si algo te pica y quieres rascarte, o si quieres hacer algún movimiento por alguna razón, trata de resistir la tentación simplemente observando.
  6. Cuando tu mente se disperse y empieces a pensar en cualquier otra cosa, y te des cuenta de que te has despistado, vuelve a la tarea de relajar cada músculo y a sentir la respiración.
  7. Repite esto tantas veces al día como te sea posible. Cinco minutos cada sesión. Diez minutos. Veinte. Treinta. Cuarenta y cinco… una hora.

En cada sesión, recuerda prestar verdadera atención a relajar cada músculo del cuerpo y a percibir el aire rozando tu nariz. Sólo eso. Todo eso.

Te pido un favor. Uno importante. Cuando puedas mírate este vídeo:



Parte 2. Aumento de la energía. 

Para sentirnos bien y cada vez mejor, necesitamos también aumentar la cantidad de energía almacenada en nuestro cuerpo.

Imagínate que las células de nuestro cuerpo fueran como las dinamos de la bicicleta que, al contacto con la rueda en movimiento, producen energía.

Ahora imagínate que nuestro cuerpo, concretamente nuestro plexo solar, es la batería que almacena la energía que producen las células.

Cuanta menos energía creamos, más se gasta de la que está almacenada. Cuanta menos hay, menos enérgicos estamos y peor nos sentimos. Y viceversa.

No te preocupes, esto no me lo acabo de inventar pues como te he dicho este conocimiento es antiguo, muy antiguo… pero olvidado.

Los yoguis sabían muchas cosas. Lo aprendí en el libro Pranayama, de André Van Lysebeth.

¿Seguimos?

Para aumentar nuestro bienestar necesitamos aumentar nuestra energía, y para ello usaremos una práctica conocida como Pranayama, que significa literalmente expansión del prana, lo cual quiere decir, más o menos, expansión de la energía.

Hay muchas técnicas de Pranayama, hoy te hablaré de una: Nadi Shodhana.

  1. Siempre en ayunas, a ser posible tras despertar y justo antes de la meditación.
  2. Siéntate en una posición cómoda, la espalda recta pero sin forzar.
  3. Lleva los dedos índice y medio de tu mano derecha a tu frente.
  4. Con el pulgar, tapa la fosa nasal derecha.
  5. Inhala por el izquierdo, lentamente, tan lento que no se produzca sonido alguno.
  6. Con el anular tapa la fosa izquierda y permanece en retención 2-3 segundos.
  7. Destapa el orificio derecho y exhala por él lenta y profundamente.
  8. Inhala por el derecho.
  9. Tapa el derecho y retén 2-3 segundos.
  10. Exhala por el izquierdo.
  11. Inhala por el izquierdo…
  12. Repite esto de 3 a 5 minutos (y con el tiempo ve aumentando) cada mañana al despertar, por el resto de tu vida.
  13. Cuando vayas cogiendo práctica, haz que la duración de inhalación y exhalación sea la misma.

Con el tiempo y la práctica, notarás que tu cara empieza a elevar su temperatura. Eso significa que la activación celular se está produciendo.

Parte 3. Frío.

Cuando sufrimos una contusión aplicamos frío para bajar la inflamación.

Bien. Nuestro cuerpo, debido al veneno que ingerimos diariamente de infinitas formas, ya sea por la calidad del aire, de la comida, del agua, o de las emociones, está inflamado.

Por eso necesitamos desinflamarlo. Al hacerlo, nos sentiremos automáticamente bien y nuestro grado de bienestar aumentará.

Por la mañana nada más despertarte, antes del pranayama y la meditación
nos ducharemos, a ser posible todos o casi todos los días de nuestra
vida, con agua fría. Salvo excepciones y contraindicaciones o por X o Y
condición física, nos ducharemos con el agua más fría posible ya sea
verano o invierno.

Si tenemos poco valor, empezamos con agua caliente y después pasamos a la fría.

Si tenemos mucho valor, y además queremos aumentar el que tenemos, empezaremos con agua fría directamente.

Bajo la cascada de agua fría nuestra cara estará completamente relajada, así como todo nuestro cuerpo.

Happy feet happy face, nos decían en el curso de profesores de yoga en India.

No haremos ningún aspaviento, ni ningún suspiro, ni ninguna mueca de dolor o de sorpresa.

Bajo el frío, actúa como si te gustara porque de hecho te gusta aunque (quizás) aún no lo sepas.

En lugar de huir de ello, concéntrate en el dolor que te produce el agua fría. Lleva tu atención a las zonas de dolor. Si quieres, si no te sientes preparado/a, aparta la cabeza del chorro.

Para el grifo tantas veces como sean necesarias y luego vuelve a empezar. Hazlo dos, tres, cuatro, cinco veces antes de salir de la ducha.

Siente como se enfría toda tu estructura física, como te desinflamas por dentro y por fuera, como tus químicos te bombardean, como, tu cuerpo entero… cobra vida.

Cierra el grifo. Sonríe.

Si quieres hacer el combo completo, antes de entrar al agua haz estas respiraciones.



Parte 4. Agradece.

Por la mañana o por la noche, o en realidad cuando quieras, cronometra unos minutos, cinco por ejemplo, coge un cuaderno, un bolígrafo, y escribe todas aquellas cosas por las que sientes gratitud.

De lo más pequeño y cercano y obvio, a lo más lejano.

Te pongo un ejemplo.

Gracias porque tengo manos. Gracias porque tengo piernas para caminar. Gracias porque tengo un techo donde dormir. Gracias (por ejemplo) porque mi pareja me ha dado un masaje esta mañana. Gracias papá por... Gracias mamá por…

Esto, que parece algo insulso, simple, quizás inútil, lo llamo «técnica de entrenamiento mental para conducir la mente de un sesgo negativo, a una visión objetiva y positiva».

Es más importante de lo que pueda parecer. Si lo haces todos los días durante unos meses, mejorarás todas las relaciones a tu alrededor, ya sea con tu pareja, con tus padres, con tus amigos o contigo.

Seguimos.

GOBERNAR TU VIDA

Te animo, sinceramente, a que leas esto como si fueran (algunas de) las palabras más importantes que vas a leer en tu vida: 

No puedes empezar tu día sin haber definido qué vas a hacer en él.

No son mías, son de Jim Rohn, el mentor de Tony Robbins. A Jim se lo enseñó a su vez su mentor, Earl Shoaff.

Cuando te levantes por la mañana y tras hacer los ejercicios espirituales previos, te sientas frente a tu cuaderno favorito, coges un boli y escribes las tres o cuatro cosas más importantes que tienes que hacer en tu día.

Te pones a hacerlas. Las tachas según las haces. Generas dopamina de la buena.

Lo grande, hazlo pequeño. Lo abstracto, hazlo concreto.

Si tu sueño es escribir un libro, (algo grande y abstracto), tu objetivo de hoy es escribir los capítulos que componen el índice (algo pequeño y concreto).

Recuerda esto como si fuera el mejor consejo que has leído nunca: 

No puedes empezar tu día sin haber definido qué vas a hacer en él.

Cuando aprendas a marcarte objetivos diarios, empezarás de manera natural a marcarte objetivos semanales. Cuando aprendas a marcarte objetivos semanales, empezarás a marcarte objetivos mensuales. Cuando aprendas a marcarte objetivos mensuales, empezarás a marcarte objetivos anuales.

Y después... los vitales. Ese es el proceso exacto.

MULTIPLICAR TUS FINANZAS

Si ganamos poco es por dos razones.

Razón 1. Porque sabemos poco.

Mi única regla desde hace muchos años es leer al menos 30 minutos diarios.

Si puedo más, más.

No lo cumplo todos los días, claro. Soy humano, como tú. Pero sí lo cumplo los suficientes.

Dicen que Warren Buffet lee varias horas todos los días. 

Su única tarea es leer. Aprender. Comprender el mundo.

Después, tras haber leído toma decisiones. Quizás una decisión al día. Quizás una al mes. 

Pero esa decisión está cargada, vitaminada, es poderosa.

No leas cualquier cosa, lee sólo los mejores libros jamás escritos. Te dejo una pequeña lista:

El hombre más rico de Babilonia. 10x, de Grant Cardone. Padre rico padre pobre. La ciencia de hacerse rico. La vía rápida del millonario. El almanaque de Naval Ravikant. Los secretos de la mente millonaria. Richer, Wiser, Happier. Happy Money. Las leyes de la naturaleza humana.

«If you want to be wealth, study wealth (Si quieres ser rico, estudia riqueza)». Jim Rohn

Razón 2. Porque hacemos poco.

La próxima vez que te surja una idea de negocio, apúntala en tu cuaderno.

Llévala a cabo bajo un propósito determinado.

Me explico: no es lo mismo decir «voy a dar clases de inglés a cambio de dinero», que decir «voy a dar treinta clases de inglés a los vecinos del barrio a cambio de dinero por aprender a desenvolverme, y cada diez clientes aumentaré un 5 % mi tarifa a los nuevos».

Como digo, nuestro emprendimiento puede ser pequeño como pasear a los perros de los vecinos o dar unas clases de inglés a cambio de dinero, o puede ser algo más grande, como crear una marca de ropa y vender las primeras 100 unidades en tu tienda online.

Esto, que parece algo insulso, simple, quizás inútil, es lo más valioso que vas a leer sobre cómo ganar dinero. Si llevas toda la vida leyendo libros de desarrollo personal pero aún tienes poco dinero, es porque has fallado en lo más importante: materializar tus ideas. Llevarlas a la acción.

Si sabes marcarte objetivos diarios, y tienes la disciplina de cumplirlos, no habrá obstáculo demasiado grande en tu vida y no volverás a tener problemas de finanzas.

Y hay algo importante que nos explica el ya citado Grant Cardone: Lo que sea que quieras hacer, multiplica tus esfuerzos por diez.

Te cuento un ejemplo personal: este año había pensado en hacer mis primeras conferencias, así que me puse el objetivo de hacer 5 durante 2022.

Tras leer 10X, me he establecido el reto de hacer al menos diez. Vale, no he multiplicado por diez, pero sí por dos. ¿Y sabes qué ha pasado automáticamente? Que me he automotivado a lo bestia. Ahora 5 me parecen muy pocas.

Esto es todo lo que puedo contarte hoy en unas pocas palabras. 

Si quieres saber más sobre cómo alcanzar tu grandeza como ser humano, pero de verdad y no de vendehúmos nivel Dios, entra en mi web Ricos y Libres pues esto no ha hecho más que empezar.

Si te mola lo que ves hazte suscriptor de mi lista de correo, donde intentaré, no lo dudes, venderte algo. Si lo haces ocurrirán cosas… cosas buenas.

Gracias Paleobull por mostrar el camino correcto de la buena alimentación y del saber hacer.

Te deseo bienestar, rumbo y fortaleza financiera.

Antonio Herrero Estévez

 


¿Te ha gustado el artículo? Únete a la tribu y estarás al día de nuestras publicaciones y descuentos especiales. ¡Ya somos más de 85.000!


¡Comparte este artículo, gracias!


Publicación más antigua Publicación más reciente