Gastos de envío Península 3,99€ | GRATIS a partir de 38€
0

Gastos de envío Península 3,99€
GRATIS a partir de 38€

Mitos para tener dientes sanos y fuertes

La boca comunica el interior de nuestro cuerpo con el exterior. Y es una gran puerta de entradas a patógenos y otros agentes nocivos.

Mantener una buena salud bucal es fundamental para nuestro bienestar. Y nuestros dientes son una parte en la que podemos influir.

Mantener unos dientes sanos te hará tener mejor salud general.

Sin embargo, suele haber mucha confusión al respecto. Es fácil oír afirmaciones contrapuestas en referencia a la salud dental.

En este artículo, aprovechando el lanzamiento de nuestra propia pasta de dientes natural, vamos a revisar los principales mitos sobre este tema.

I. Si te sangran las encías, te estás cepillando demasiado fuerte.

El sangrado de las encías suele ser un signo de enfermedad de las encías.

El embarazo, las dentaduras postizas mal ajustadas y algunos medicamentos, como los anticoagulantes, también pueden contribuir al sangrado de las encías.

Dicho esto, un cepillado demasiado fuerte también puede hacer que las encías sangren.

Por otro lado, cepillarse demasiado fuerte puede dañar las encías y desgastar el esmalte dental. Una presión suave es todo lo que se necesita para eliminar los desechos y la placa.

II. La forma de cepillarse los dientes no es importante.

La forma de cepillarse importa. 

Una de las mejores formas es mover el cepillo de dientes en círculos. Esto se llama la Técnica de Bass modificada. Este movimiento circular levanta la placa de los dientes y la barre. Las otras formas de cepillado solo mueven la placa y la empujan contra otras superficies.

Para usar la Técnica de Bass modificada, coge el cepillo en un ángulo de 45 grados con respecto a la línea de las encías y efectúa movimientos de barrido cortos en sentido horizontal y, a su vez, vibratorios en sentido semicircular. 

Es importante realizar estos movimientos siempre de encía al diente para evitar el daño del tejido gingival. 

III. No existe una única «manera correcta» de usar hilo dental.

Falso. 

Para un uso efectivo del hilo dental, debes envolverlo alrededor del dedo medio de cada mano, dejando un tramo largo de hilo entre ellos. 

Usa tus pulgares e índices para sostener esa sección y mueve suavemente el hilo dental en el espacio entre dos dientes, presiona contra uno de los dientes creando una forma de C y deslízalo hacia arriba y hacia abajo varias veces. 

Estos movimientos eliminan la placa. Asegúrate de mover el hilo suavemente alrededor de las encías para evitar ejercer una presión dañina sobre ellas.

IV. Los cepillos de dientes manuales son igual de efectivos que los eléctricos.

La investigación ha encontrado que los cepillos de dientes eléctricos son mejores para eliminar la placa y reducir el riesgo de gingivitis. 

El uso adecuado de un cepillo de dientes manual debería ser tan eficaz como un cepillo de dientes eléctrico, pero la mayoría de las personas no eliminan suficiente placa con un cepillo de dientes manual.

Una revisión de investigación realizada por Cochrane, una organización de revisión independiente encontró un «beneficio moderado» al usar un cepillo de dientes eléctrico en lugar de uno manual. Y otro estudio de 11 años encontró que las personas que usaban cepillos de dientes eléctricos tenían tasas más bajas de pérdida de dientes, así como encías más sanas y menos placa, en comparación con las personas que usaban cepillos de dientes manuales.

V. Se puede usar enjuague bucal en lugar de cepillarse los dientes.

La Asociación Dental Estadounidense (ADA, por sus siglas en inglés) dice: «Usar un enjuague bucal no reemplaza el cepillado y el uso de hilo dental óptimos»

Sin embargo, esto no significa que el enjuague bucal sea inútil. Puede combatir el mal aliento, y ayudar a reducir el riesgo de enfermedades de las encías y caries, pero solo si se usan como parte de una rutina diaria de higiene bucal.

Los enjuagues bucales pueden servir para combatir diferentes problemas como la caries, el mal aliento, las llagas en la boca o la enfermedad de las encías, la boca seca, las llagas en la boca o la alveolitis seca.

VI. Las pastas de dientes sin flúor no previenen de las caries

El flúor es el componente estrella de la mayoría de dentífricos. Es el encargado de reducir la adherencia microbiana a la superficie dental y evitar la aparición de las caries. 

Sin embargo, el flúor es tóxico en nuestro cuerpo (en grandes dosis) y puede acarrear ciertos problemas.

El más conocido y relacionado con la salud dental es la fluorosis dental que afecta a la estructura de los dientes y a su capacidad para absorber calcio. Esta enfermedad es especialmente dañina en niños pequeños hasta 8 años que aún no tienen bien formados los dientes.

Por otro lado, tenemos las pastas de dientes sin flúor, criticadas a menudo por su incapacidad para prevenir las caries.

Que una pasta no lleve flúor no quiere decir que no prevenga las caries. 

Se ha comprobado que existen ingredientes naturales que además de limpiar, tienen efecto antifúngico y antibacteriano.

Por ejemplo, el carbonato de calcio, el bicarbonato sódico y ciertos aceites como el de coco.

Por lo tanto, sí existen pastas de dientes sin flúor que previenen las caries.

La pasta de dientes sin flúor de Paleobull usa estos y otros ingredientes naturales y elimina todos los conservantes industriales de las pastas tradicionales.

EN RESUMEN

Cuidar tu salud bucal mejorará tu salud general. Estas son las 6 ideas que hemos visto en el artículo:

  • Cepíllate con suavidad.
  • Cepíllate en círculos.
  • Usa hilo dental con suavidad.
  • Los cepillos eléctricos son más efectivos.
  • El enjuague bucal es un añadido al cepillado.
  • Las pastas sin flúor también previenen de las caries.

¡Tu salud te lo agradecerá!

 

Salud y bienestar


¿Te ha gustado el artículo? Únete a la tribu y estarás al día de nuestras publicaciones y descuentos especiales. ¡Ya somos más de 85.000!


¡Comparte este artículo, gracias!


Publicación más antigua Publicación más reciente