Gastos de envío Península 3,99€ | GRATIS a partir de 38€
0

Gastos de envío Península 3,99€
GRATIS a partir de 38€

El peso de la gloria

El peso de la gloria

€17,90

Lydia narra su carrera deportiva, el día a día de una haltero, con sus sueños, sus triunfos, logros y también con sus frustraciones y lesiones. Describe el mundo del deporte y los deportistas de élite con gran precisión y cercanía.

Empezó a soñar a lo grande durante el verano de las Olimpiadas de Barcelona. Sentada frente al televisor, se vio a sí misma participando en unos Juegos.

Desde entonces, Lydia Valentín ha tenido que hacer frente a los contratiempos de un deporte minoritario y desconocido en España. Con una fuerza de voluntad inquebrantable y altas dosis de estoicismo, ha conseguido triunfar en una disciplina mayoritariamente masculina sin olvidar nunca sus orígenes ni los principios fundacionales del olimpismo.

Lo ha ganado todo a su paso: tres medallas olímpicas, dos campeonatos mundiales y doce metales europeos.

Convertida ya en leyenda viva de la halterofilia y referente indiscutible del deporte limpio, en estas memorias a corazón abierto nos descubre las claves de una vida consagrada al deporte, la intrahistoria de los escándalos de dopaje, el infierno de una lesión cuya gravedad mantuvo siempre en secreto y algunos consejos (lucha, confianza y pasión) para recorrer el camino del éxito.

Desde que el mundo es mundo, las pruebas de fuerza han estado vinculadas a las virtudes del alma. Tres mil años antes de que el atletismo empezara a practicarse en la Antigua Grecia, la fascinación por el levantamiento de pesas ya era una práctica habitual entre los soldados de las antiguas dinastías chinas, lo que convierte a la halterofilia en uno de los deportes de más larga tradición.

Todas las religiones y mitologías se han servido de las competiciones de fuerza para medir la capacidad física y mental de los mortales más valientes y sabios. Ya entonces las aspiraciones de estas primeras prácticas iban más allá de la mera exhibición de músculo. El cuerpo, al fin y al cabo, no era más que un medio limitado para alcanzar un estado superior de conciencia.


Otros productos relacionados